top of page

¿Es el Micromundo tan diferente del Macromundo?




Las religiones han producido las culturas en las que se basa la moralidad, las formas de vida y de consumo que nos moldean. Nuestros gustos, nuestros reflejos y lo que nos parece normal o anormal son sin lugar a dudas el resultado. Aunque los micronacionalistas son muy creativos y tienden a reinventar sus propios mundos. Estos nuevos mundos generalmente permanecen en la misma cultura de sus creadores. Ilustraremos esta observación con algunos ejemplos.

El logotipo de CRBS, la cadena Saint-Castin (Canadá)

Empecemos por la forma en que las micronaciones producen, por ejemplo, sus programas de vídeo, en particular las noticias de televisión o sus emisiones de radio. Notarás que las cartas gráficas y los créditos elegidos por las micronaciones norteamericanas son muy similares a los utilizados por CNN, CBS, Fox o ABC. Del lado europeo se observan las mismas similitudes.





Ahora miremos la moralidad. Durante una reunión intermicronacional, un micronacionalista de Asia tuvo grandes dificultades para codearse con un micronacionalista transgénero en la mesa, lo que resultó en un altercado bastante embarazoso para los invitados que asistieron. ¿Este mismo micronacionalista habría tenido la misma opinión si hubiera crecido en Occidente, donde los estados producen campañas de información sobre la cuestión transgénero? ¿Serían tan tolerantes los invitados europeos si hubieran crecido en Asia, en países donde la moral religiosa dicta las leyes sociales? Por supuesto que no. Por lo tanto, no sorprende que la consideración de las personas LGBTQ+ sea exactamente la misma en el Micromundo que la que vemos en diferentes regiones del mundo. La visión y el lugar de la mujer sigue esta misma lógica en el Micromundo.


El ex rey James I de Scone con el gran duque Travis de Westarctica.

Pasemos a los usos y costumbres. Quizás aquí es donde la creatividad de ciertas micronaciones hace más su trabajo, mientras que otras prefieren respetar las tradiciones ancestrales. Tomemos el ejemplo del Instituto Fomoire, cuya existencia sólo encuentra sentido en la rehabilitación de una nación celta legendaria. Para ello, estos micronacionalistas han creado ritos y un lenguaje que resultan de su imaginación. También podríamos hablar de Juclandia, un amigable reino de animales disecados o del principado de Anthophilia donde el Príncipe Jonathan I reina sobre varias colmenas de abejas. Estas micronaciones son los polos opuestos del Reino de Scone que, bajo el liderazgo de su ex rey Jaime I, se inspiró directamente en la monarquía británica o el Imperio de Pavlov, que recuerda a la Rusia imperial en todos los sentidos.


Por tanto, podemos concluir que, si bien las micronaciones son capaces de ser originales en determinadas áreas, siguen estando muy fuertemente influenciadas por la cultura de sus fundadores. Es innegable que una micronación norteamericana será construida y pensada a la manera estadounidense, desde el diseño de su sitio web hasta su forma de comunicarse con los demás, del mismo modo que una micronación europea lo hará a su manera. Las preocupaciones de una micronación en África y sus respuestas a ellas variarán y pospondrán las cosas de la misma manera que otras micronaciones alrededor del mundo, como lo hacen los estados africanos reconocidos por la ONU. Una micronación egipcia siempre tendrá más probabilidades de ser musulmana que otra, del mismo modo que una micronación irlandesa será cristiana o laica en lugar de hindú o judía.


El baile principesco del Godet d'or organizado por el principado de Aigues-Mortes, una institución micronacional inspirada directamente en el baile de la rosa de Mónaco.

Los micronacionalistas crean sus países con sociedades mucho más similares de lo que a sus fundadores les gusta pensar. Esta es una prueba de que los micronacionalistas no son menos humanos ni menos influenciables que cualquier otra persona en esta buena y vieja Tierra. Nunca puede haber un solo pensamiento; sin embargo, con el tiempo, los micronacionalistas han aprendido más rápidamente a conocerse y apreciarse mejor unos a otros. Aunque diferentes, han aprendido a unirse y donde existen guerras en el Mundo, hay discusiones e intercambios en el Micromundo. Por supuesto, a veces pueden ser animados, pero el deseo de comprender siempre al otro sigue siendo esencial. Por eso el Micromundo aporta resultados mucho mejores en términos de intercambios y tolerancia. Por eso es diferente, si no mejor.



6 vues0 commentaire

Posts récents

Voir tout

Comments


bottom of page