Las relaciones diplomáticas en el mundo micronacional

¿Qué los motiva en general y cuál es su utilidad?

El reconocimiento y la necesidad de pertenecer a un grupo es una necesidad humana que se remonta a nuestros orígenes primates. Está literalmente ligado a nuestro instinto ancestral que busca no sólo la protección sino también el sentimiento de existir gracias a la interacción que suscita con los demás dentro de una comunidad.


Siendo las micronaciones obra de seres humanos, siguen esta lógica instintiva en general. Esto se traduce en la necesidad de crear tratados de relaciones diplomáticas, muchas veces anunciados de manera oficial y estruendosa por sus protagonistas. Pero también notaremos que esto no siempre es así y veremos cuál es la razón de ello.


Pero, ¿qué los motiva?

Las micronaciones emergentes con una comunidad de ciudadanos muy pequeña demuestran sistemáticamente la necesidad de crear relaciones diplomáticas para sentirse reconocidas y tener la sensación de tener un lugar cada vez más destacado entre las demás micronaciones. Durante años, cada semana ha sido objeto de nuevas publicaciones en las redes sociales. “Me reconocieron, así que existo, ¡ahora soy parte de este fabuloso mundo de micronaciones!”, se dijeron a sí mismos estos jóvenes micronacionalistas fundadores.


El siguiente paso suele ser tratar de obtener el reconocimiento del "pez gordo" para pasar a un estatus más alto y notoriedad dentro de la comunidad micronacional. Baste decir que los "peces gordos", es decir, las micronaciones históricas (y/o las más publicitadas) no se dejan engañar. A estas micronaciones no les gusta nada la idea de servir como títeres o trofeos.


Algunos de ellos simplemente han dejado de firmar tratados diplomáticos. Este es el caso de la República de Molossia por ejemplo. Para otros, criterios morales, éticos y hasta de antigüedad frenan el impulso entusiasta de estos jóvenes brotes.


Las emblemáticas

Frente a este ballet diplomático que a veces toma la apariencia de un coto de caza, descubrimos que las micronaciones más históricas que llamaremos "las emblemáticas" a menudo se mantienen alejadas de estas formalidades y de estas necesidades.


Su notoriedad en los medios suele ser tal que las emblemáticas no necesitan el reconocimiento de sus pares para hacerse un nombre. Pero aun así, con el tiempo, se benefician de una comunidad de ciudadanos lo suficientemente grande como para no depender más de la interacción con otras micronaciones para estar activas. Ya no tienen esta necesidad o este miedo de ser inexistentes y excluidos de la comunidad micronacional. Conducen sus vidas y actividades con poca preocupación por otras micronaciones.

¿Relaciones diplomáticas entre micronaciones? Para qué ?

Una vez registrado y agregado a su lista de micronaciones reconocidas en sus sitios, la mayoría de los micronacionalistas no hacen mucho con él. Esto muchas veces no pasa de la etapa de estruendosos anuncios en las redes y el intercambio de medallas entre jefes de micronaciones.


En algunos casos, la cohesión política e ideológica real es evidente. Estas convergencias dan lugar a uniones intermicronacionales que permiten en su seno debates, acuerdos y decisiones conjuntas sobre los temas que las unen. Damos aquí algunos ejemplos: la AMU reúne a las micronaciones que reclaman un territorio en el continente antártico, la Microfrancofonía reúne a las principales micronaciones emergentes de habla francesa y la conferencia de Santiago reúne a las micronaciones de habla portuguesa de América. En Asia, Formusa da la bienvenida a jóvenes micronaciones ubicadas en países que bordean el Mar de China.


En general, el mundo micronacional no es tan diferente del mundo tal como lo conocemos. Un conservador siempre crea una micronación conservadora, un progresista siempre hará una micronación progresista. La única diferencia es que en el micromundo los dos no están obligados a componer y solo las verdaderas amistades dan lugar a verdaderos tratados.




8 vues0 commentaire

Posts récents

Voir tout