top of page

La sostenibilidad de las micronaciones: entre el efímero y la continuidad

Dernière mise à jour : il y a 6 jours

La cuestión de la sostenibilidad de las micronaciones está estrechamente ligada al deseo de sus fundadores de animarlas y hacerlas duraderas. En la mayoría de los casos, resulta complejo para una micronación sobrevivir a su creador. Sin embargo, ejemplos de transferencia de poder entre fundador y sucesor demuestran que la sostenibilidad de una micronación es posible.


En esta foto de Theo Denker están representadas 3 generaciones de Príncipes de Sealand.

Entre los éxitos notables se incluye el de Seborga, una micronación en Italia. Después de la fundación de Giorgio Carbone, la ciudad organizó elecciones democráticas para elegir a su Soberano. Desde entonces, Seborga ha conocido a tres soberanos sucesivos: Luigi I, Marcello I y luego Mina, que actualmente está a la cabeza.


Otro ejemplo significativo es el de Christiana, en Dinamarca. Esta micronación situada en el corazón de Copenhague funciona desde su creación en 1971 con una colegiata regida por un sistema de gobierno particular. Gracias a esta estructura, Christiana ha mantenido su existencia mucho más allá de la de sus creadores.


También en Escandinavia, Ladonia, otra gran micronación, creada por Lars Vilks, también ilustra esta transición exitosa. Después de que Vilks dimitiera como jefe de su micronación, el gabinete de ministros organizó una votación que condujo a la entronización de la actual reina Carolyn en septiembre de 2011.


SCOOP MICROCOSME.INFO: Se espera que SAS el Príncipe Jean-Pierre IV de Aigues-Mortes dé una conferencia de prensa sobre su sucesión en los próximos días. Información transmitida por el palacio principesco de Aigues-Mortes.

En los ejemplos de continuación por la vía democrática, el Principado de Aigues-Mortes debería proponer durante el año a sus ciudadanos una votación de aprobación para la sucesión al trono. En esta micronación, es el Soberano quien, si no tiene heredero por descendencia, debe seleccionar un heredero que luego debe ser aprobado por votación de la Asamblea General de ciudadanos.


SMI Emperador Iván VII Alexandrovich de Pavlov

Las transiciones de poder no siempre son objeto de un proceso democrático sin que esto represente un problema para los ciudadanos de las micronaciones involucradas. Tomemos el ejemplo del Imperio de Pavlov, fundado en julio de 2012. Esta micronación, basada en una monarquía absoluta inspirada en la Rusia imperial, vio a su fundador, el todopoderoso emperador Alejandro IV, decidir no seguir realizando actividades micronacionales. En lugar de dejar que su imperio cayera en el olvido, optó por nombrar e instalar a un amigo cercano como suCuriosamente, la gran mayoría de las micronaciones adoptan regímenes monárquicos, lo que refleja la preocupación de los fundadores por mantener el control sobre su creación, de la misma manera que Dios mismo continúa haciéndolo sobre el mundo. Esta tendencia se encuentra en particular entre las micronaciones como el famoso Principado de Sealand, donde la tradición hereditaria específica de las monarquías ha permitido mantener su existencia.

De hecho, existen pocas diferencias con las grandes monarquías europeas, excepto que a veces el heredero designado no siempre está armado o motivado para asumir el papel. Este es el caso del desaparecido Principado de Hutt River en Australia, que sólo sobrevivió 3 años y 6 meses después de la abdicación de su fundador, el Príncipe Leonard. Este ejemplo heló la sangre a varios monarcas micronacionales que hoy son muy conscientes de la necesidad de preparar adecuadamente sus sucesiones.


El Príncipe Leonardo de Ocho Ríos (izquierda) y su hijo, el Príncipe Graeme (derecha), último y efímero Soberano de este principado australiano. El príncipe Graeme gobernó Hutt River desde el 11 de febrero de 2017 hasta el 10 de agosto de 2020.

En conclusión, las Micronaciones revelan un delicado equilibrio entre el deseo de sus fundadores de verlas sobrevivir y los mecanismos establecidos para garantizar su sostenibilidad. Aunque la desaparición de los fundadores puede representar un desafío para su supervivencia, ejemplos como Seborga, Christiana y Sealand ilustran diferentes enfoques que han permitido que estas entidades abarquen generaciones. En última instancia, la sostenibilidad de las micronaciones depende de su capacidad para adaptarse y evolucionar con el tiempo, preservando al mismo tiempo el espíritu y la visión de sus fundadores.







Posts récents

Voir tout

Comentários


bottom of page