top of page

Interacciones entre estados y micronaciones

A menudo tensas y distantes, las relaciones entre Estados y micronaciones varían según las iniciativas adoptadas y la capacidad de imponer la soberanía. De todos modos, hay muchos ejemplos en los que las iniciativas micronacionalistas demuestran un compromiso cívico real. ¿Sería el micronacionalismo una nueva forma ciudadana de actuar y defender causas que los Estados están abandonando en la práctica? He aquí algunos ejemplos que hemos elegido para ilustrar el micronacionalismo militante de causas nobles.

Las micronaciones, a menudo ignoradas o mal entendidas, ocupan un espacio único en el panorama político global. Sus relaciones con Estados y organizaciones internacionales pueden parecer enigmáticas, pero a menudo están motivadas por objetivos específicos, a pesar del escepticismo que enfrentan.


Conflictos legales 

Tomemos un primer ejemplo esclarecedor de la compleja dinámica entre micronaciones e instituciones legales en Ladonia. El nacimiento mismo de este micronaiton surge de un conflicto legal. En 1996, cuando el artista sueco Lars Vilks erigió dos esculturas de madera en la playa de Nimis, Suecia, las autoridades suecas las declararon ilegales. En respuesta, Vilks proclamó la independencia de la micronación de Ladonia, creando un estado virtual. Aunque Ladonia no ha logrado reconocimiento internacional formal, ilustra cómo pueden surgir micronaciones en respuesta a disputas legales y cómo pueden intentar desafiar las instituciones establecidas a través de la creatividad y el arte.


Otro ejemplo, el Principado de Seborga es un pueblo situado en Italia. Se trata también de una microanción que fue escenario de un complejo litigio jurídico en 2007. La jueza Erika Cannoletta del Tribunal de San Remo declaró que el Estado italiano no tenía jurisdicción sobre Seborga, poniendo en duda su soberanía. Sin embargo, el Tribunal Constitucional italiano declaró la cuestión inadmisible en 2008. Una apelación ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo fue declarada inadmisible en 2012. Este caso refleja los desafíos que enfrentan las micronaciones cuando buscan reconocimiento como entidades soberanas.


Cuando los estados se enojan

La historia de las micronaciones incluye casos en los que los estados actuaron para poner fin a su existencia, a menudo debido a preocupaciones fiscales o cuestiones de soberanía.



Netflix ha producido una película sobre la historia de Rose Island y su trágico final.


El Principado de Hutt River, Australia Occidental (1970-2020), desapareció en 2017 tras una deuda fiscal de 3 millones de dólares. Se ordenó al príncipe Leonard que pagara 2,7 millones de dólares en impuestos atrasados ​​y al príncipe Wayne a pagar 242.000 dólares.


La Isla Rosa, declarada independiente en 1968 en aguas internacionales cerca de Rimini, Italia, fue tomada por el gobierno italiano en 1968 y destruida por la Armada italiana en 1969. Esta acción acabó con su existencia a pesar de sus diversos usos.


Estos ejemplos muestran cómo, a pesar de su estatus único, ciertas micronaciones se han enfrentado a la intervención estatal por razones legales, fiscales o de soberanía.

En buena armonía y buena inteligencia

Afortunadamente, no siempre ha habido conflictos y pleitos entre estados y micronaciones. A veces, los dos encontraron una solución para vivir juntos.


El troll de Christiania, un coloso de madera que vigila el distrito autónomo

Christiania, ubicada en el corazón de Copenhague, Dinamarca, es una micronación única, ya que fue el resultado de un acuerdo entre el gobierno danés y los residentes del barrio. Cuando se fundó a principios de la década de 1970, Dinamarca atravesaba una grave crisis de vivienda y el distrito militar abandonado donde se encuentra Christiania estaba ocupado por hippies sin hogar.


Ante la incapacidad del gobierno para reubicar a estos residentes, el Parlamento danés llegó a un acuerdo con ellos. Este acuerdo resultó en una experiencia social excepcional, otorgando total autonomía a la gestión del barrio por parte de sus vecinos. Christiania se convirtió así en el único ejemplo en el que un Estado contribuyó activamente a la creación de una micronación, marcando un enfoque innovador para resolver los desafíos comunitarios y de vivienda.

La perspectiva del gran duque Niels de Flandrensis

El gran duque Nicolás de Flandrensis explica que la motivación de su micronación para entablar correspondencia con gobiernos y organizaciones internacionales se basa en el deseo de tener un impacto positivo en el ámbito medioambiental.

Desde 2020, Flandrensis ha enviado 84 cartas climáticas a gobiernos de todo el mundo. Estas cartas tienen como objetivo recordar a los líderes mundiales sus responsabilidades hacia los acuerdos climáticos internacionales, incluido el Acuerdo de París.


Sin embargo, el gran duque Nicolás señala que a menudo no se toma en serio a las micronaciones y que las respuestas de los líderes nacionales son raras. A pesar de esto, Flandrensis continúa sus esfuerzos de divulgación utilizando la comunicación profesional y explicando su misión en detalle en cada carta. Por ejemplo, cuando Flandrensis expresó su preocupación por las leyes anti-LGBT en Italia, el Comisario de Igualdad de la UE respondió a su carta.


Un consejo importante del Gran Duque Nicolás es invertir en sobres profesionales con logotipo, sellos y membrete, manteniendo el tono serio y profesional de la carta.

La perspectiva del gran duque Travis de Westarctica

El Gran Duque Travis es uno de los pocos micronacionalistas que ha tomado medidas a escala internacional y, tras esta iniciativa, Westarctica se destaca como una micronación registrada como ONG con estatus no consultivo ante las Naciones Unidas. Aunque es elegible para recibir estatus consultivo, Westarctica aún no ha presentado una solicitud para este propósito.

Interrogé sur les intérêts d'une telle démarche, le Grand-Duc Travis répond que la participation de Westarctica aux réunions affiliées aux Nations Unies s'est révélée bénéfique, car elle permet d'obtenir des points de vue supplémentaires d'autres ONG et pays del mundo entero.


El Gran Duque Travis destaca la importancia de contribuir a los debates y proponer ideas para resolver los problemas globales. Westarctica contribuyó recientemente brindando temas de conversación sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, cuyo objetivo es estabilizar el suministro de alimentos y minimizar el impacto de la humanidad en el cambio climático y la contaminación.


Iniciativa del Regente Glenn de la República Autónoma de Europa

El regente Glenn de la República Autónoma de Europa adoptó un enfoque diferente y utilizó contactos dentro del gobierno francés para tratar de hacer escuchar sus ideas para una paz más equitativa. Después de mucha perseverancia, logró enviar un proyecto de dominio entre Madagascar y Francia sobre las Islas Dispersas, parte de su territorio micronacional aún disputado por estos dos estados. Esta iniciativa muestra cómo las micronaciones pueden intentar resolver cuestiones territoriales complejas. La República Autónoma de Europa es hoy miembro de la Microfrancofonía, dentro de la cual el Regente Glenn encarna esta nueva generación de micronacionalistas militantes y voluntarios por nuestro planeta.



En conclusión, las micronaciones, a pesar de su pequeño tamaño y falta de reconocimiento, buscan tener un impacto en el escenario internacional comunicándose con estados y organizaciones internacionales. Sus motivaciones varían, pero comparten un compromiso con causas cercanas a sus corazones, desde el medio ambiente hasta la resolución de conflictos territoriales. Aunque las respuestas de las grandes entidades pueden ser pocas y espaciadas, su perseverancia y profesionalismo continúan guiándolos en sus esfuerzos por hacer oír su voz en el mundo.





3 vues0 commentaire

Commenti


bottom of page